31 de mayo de 2013

[Series] Especial Classic Doctor Who: Temporada 01 Serial 001 - An Unearthly Child


El 23 de noviembre de 1963, hace casi 50 años, la cadena inglesa BBC estrenó el primer capítulo de una serie llamada a convertirse en todo un hito en la historia de la televisión: “Doctor Who”. “An Unearthly Child”, primer capítulo de un arco argumental formado por cuatro episodios, supuso la presentación de esta serie, una de las pioneras dentro del ámbito de la ciencia ficción televisiva. Puesto que “Doctor Who” ha sido un fenómeno circunscrito durante largo tiempo al territorio británico, para muchos puede resultar difícil hacerse una idea de la trascendencia de estos capítulos germinales. Sin embargo, fueron estos episodios los que cimentaron las bases de una serie que ya está a punto de alcanzar su quinta década de historia, un logro que evidentemente no está al alcance de cualquier producción. “Doctor Who” es una serie que no sólo ha sabido reinventarse a sí misma para adaptarse al devenir de los tiempos, sino que también ha conseguido aglutinar delante de la pantalla a generaciones enteras de espectadores en el Reino Unido. Se podría decir que es una parte importante de la moderna cultura audiovisual británica y sólo recientemente ha empezado a llamar la atención del público de otros países (aunque por desgracia sigue siendo bastante minoritaria en España).

“An Unearthly Child” nos presenta a Susan Foreman, una atípica estudiante de 16 años de un instituto inglés situado en 1963. Si bien en algunas ocasiones la joven parece superar el conocimiento de sus profesores, sobre todo en materias como ciencia o historia, en otras parece carecer de la formación más básica; aquella que está al alcance de cualquier otra chica normal de su edad. Ian Chesterton y Barbara Wright, sus suspicaces profesores, han reparado en esta circunstancia y se han propuesto averiguar algo más sobre la misteriosa chica. Para ello, deciden seguirla hasta su casa al terminar las clases, descubriendo para su sorpresa que Susan se interna en un depósito de chatarra en cuyo interior se encuentra una vieja cabina de policía similar a las que antaño fueran populares en las calles británicas. En su búsqueda de la chica los dos profesores se cruzan con su abuelo, un extraño individuo conocido únicamente como “El Doctor”. Al escuchar la voz de Susan desde su interior, Ian y Barbara entran en la cabina y descubren no sólo que es más grande por dentro que por fuera, sino que se trata de una nave capaz de viajar por el espacio y el tiempo: la TARDIS (acrónimo de “Time And Relative Dimension In Space”). El extravagante Doctor y su nieta son en realidad viajeros temporales que parecen proceder de una civilización mucho más avanzada que la humana. Disgustado por la intrusión de los docentes y por el hecho de que su secreto ha sido descubierto, el Doctor pone entonces en marcha la TARDIS y traslada a todos los presentes hasta el pasado remoto, concretamente hasta los albores de la humanidad.

Superada la incredulidad inicial, Ian y Barbara tendrán que asumir que se han convertido en involuntarios acompañantes del Doctor y su nieta en sus viajes. Durante su primera aventura, narrada en este serial en cuatro partes, descubrirán los peligros del viaje en el tiempo al ser secuestrados por una tribu de hombres primitivos obsesionados con la obtención de fuego para protegerse del frío y de los depredadores. La ingenua imagen que se ofrece de estos hombres prehistóricos, que obedece al conocido e ingenuo estereotipo del cavernícola vestido con pieles, contrasta con la crudeza de sus comportamientos, pues son competitivos, supersticiosos y muy violentos. El Doctor y sus acompañantes pasan serios apuros durante su primer viaje, que dista mucho de ser una alegre excursión por el campo. Se establece así el principal gancho de la serie: viajar por el tiempo siempre es algo peligroso... y excitante.

Pasado el primer capítulo del serial, cuyo claro objetivo es servir de introducción, el enfoque de la historia pasa a centrarse en las vicisitudes de los personajes durante su incursión en la era prehistórica, dejando innumerables preguntas en el aire (preguntas cuyas respuestas se conocerán con el transcurrir de la serie, convirtiéndose a la larga en las señas de identidad de la misma): ¿De dónde provienen Susan y el Doctor? ¿Por qué la TARDIS tiene forma de cabina de policía? ¿Cómo son capaces de comunicarse con los nativos? Pero una pregunta destaca por encima de las demás: ¿Quién es el Doctor? (como indica el título de la serie: “Doctor Who?”). Casi 50 años después de “An Unearthly Child”, aún nos queda mucho por descubrir de esa pregunta.