23 de julio de 2011

[Videojuegos] Juegos Indie: Dreamside Maroon

"Dreamside Maroon" es un juego independiente de PC desarrollado por un grupo de estudiantes del Digipen Institute of Technology entre 2008 y 2009. Tras 14 meses de desarrollo, "Dreamside Maroon" fue elegido entre los ganadores de la categoría de juegos elaborados por estudiantes del Independent Games Festival de 2010. Además, fue finalista del Indie Game Challenge un año después.


El eje central del juego es la exploración. Nuestra labor como jugadores es controlar a un pequeño y tímido personaje equipado con una lámpara. Una enorme vid crecerá siguiendo la luz de la lámpara, por lo que orientando dicho objeto en diferentes direcciones podremos controlar el crecimiento de la planta y desplazarnos sobre ella a lo largo de los gigantescos escenarios del juego. Usando las teclas de dirección podemos mover la lámpara y elegir la dirección de crecimiento de la vid, mientras que con otra tecla la haremos crecer siguiendo la luz. En caso de que calculemos mal el espacio y nos quedemos atascados también contamos con la opción de hacer que la planta se retraiga y retroceda.

Puesto que lo que se desplaza es la planta, el personaje protagonista prácticamente no tiene ninguna movilidad. De hecho, salvo por la habilidad de saltar (esencial en un momento determinado del juego), el personaje no necesita moverse. Su objetivo es utilizar el descomunal crecimiento de la planta que hay a sus pies para abandonar la tierra y llegar nada más y nada menos que hasta la Luna.


Para llegar hasta el satélite primero tendremos que recorrer dos enormes escenarios en los que la sensación de espacio es la auténtica protagonista. Compuestos por una serie de islas flotantes en mitad del vacío, los escenarios ofrecen la posibilidad de que nos desplacemos por ellos en la dirección que queramos y de la forma que queramos. Evidentemente, nuestra labor es llegar hasta el punto más alto del escenario, lo cual nos permitirá acercarnos cada vez más al objetivo principal: alcanzar la Luna. Sin embargo, existen varios alicientes para explorar los diferentes recovecos de cada escenario.

La luz de nuestra lámpara nos permitirá encender una serie de pedestales diseminados por las islas flotantes, iluminándolas y atrayendo grupos de luciérnagas que volarán a su alrededor creando un mágico efecto de luz. Algunas de estas islas flotantes comenzarán a moverse y a desplegarse cuando nos acerquemos a ellas y otras, en cambio, encenderán auras de distintos colores a nuestro paso. Nuestra exploración, por tanto, modifica el terreno explorado y crea unos interesantes efectos de color e iluminación ideados para estimular nuestros sentidos.


El viaje de "Dreamside Maroon" es una experiencia relajante, ideal para desconectar del exterior y disfrutar de la sugerente banda sonora y de la estética de los escenarios. La propia exploración es en realidad el único objetivo del juego, quedando en segundo plano todo lo demás, como encontrar todos los puntos del espacio con los que se puede interactuar. El cuidado apartado artístico es, sin lugar a dudas, el mayor aliciente de "Dreamside Maroon".

El onirismo del juego se ve reforzado por las elegantes ilustraciones que nos narran la historia del personaje que pretende alcanzar la Luna y los fragmentos de poesía que aparecen en pantalla cada vez que encendemos uno de los pedestales que iluminan las islas flotantes. Haciendo gala de cierto minimalismo, el juego queda complementado con estos sencillos añadidos que enriquecen la experiencia.


Aunque su duración es limitada, se trata de un juego bastante rejugable, pues cada nuevo viaje supone un nuevo recorrido y una nueva oportunidad de disfrute sensorial. Todo aquel que aprecie este tipo de juegos, es decir, los juegos que se centran más en la estética que en proporcionar un desafío jugable, encontrará en "Dreamside Maroon" una pequeña joya a la que merece la pena dar una oportunidad.

El juego se puede descargar de forma gratuita desde su página web y es compatible con Windows.