5 de noviembre de 2010

[Videojuegos] Impresiones de "Majin and the Forsaken Kingdom"


Desarrollado por Game Republic y distribuido por Namco Bandai, "Majin and the Forsaken Kingdom" es uno de los nuevos juegos que llegarán a las consolas durante este mes de noviembre. Al contrario que otras nuevas franquicias, este juego no viene precedido de un gran impacto mediático, lo cual, en este mundillo donde los prejuicios y las opiniones sesgadas se difunden a la velocidad de la luz a través de la red, me parece bastante positivo. Probablemente nos encontremos ante uno de los "tapados" del año, pues sin duda se trata de una de las apuestas más llamativas en lo que respecta a su apartado estético.

En efecto, por lo poco que podemos ver en la demo (que ya se encuentra disponible tanto en el bazar de Xbox Live como en la store de PS3), "Majin and the Forsaken Kingdom" promete ser un juego realmente bonito. Su estética, muy cuidada, bebe de diversas fuentes y nos evoca directamente grandes juegos del pasado como "Ico" o "Shadow of the Colossus". Es innegable la influencia que dichos juegos han ejercido sobre el equipo de desarrollo, pues incluso la jugabilidad de "Majin and the Forsaken Kingdom" es similar a ellos en algunos aspectos (en otros, en cambio, podemos encontrar similitudes con "Prince of Persia", el reciente "Enslaved" o el futuro "The Last Guardian").

La clave de esta mágica aventura es la dinámica establecida entre sus dos protagonistas: un joven ladronzuelo llamado Tepeu y una enorme criatura mágica que responde al nombre de Majin. Nosotros controlamos directamente a Tepeu, pero sin la ayuda de Majin nos será imposible avanzar en el juego. A pesar de su aspecto y tamaño, Majin es un ser amable y bondadoso que no tardará en ofrecernos su amistad. El carismático diseño de este personaje es uno de los puntos más interesantes de "Majin and the Forsaken Kingdom".


El mundo de Tepeu se encontraba asolado por la intervención de unas misteriosas fuerzas oscuras, lo que le llevó a internarse en el corazón de un reino perdido para buscar el poder de una bestia legendaria. En el interior de las ruinas de un castillo, el muchacho encontró preso a la criatura, Majin, que había sido despojada de sus poderes. De esta forma, ambos tendrán que unir fuerzas para escapar del castillo, recuperar los poderes de Majin y vencer juntos a la oscuridad. Ésta es la premisa del juego, que nos deposita casi inmediatamente ante la acción sin demasiados prolegómenos.

Ayudados por Majin, tendremos que recorrer los escenarios derrotando a los enemigos y superando diversos obstáculos. La cooperación entre los dos personajes es fundamental, aunque por desgracia es bastante limitada, ya que la mayor parte del tiempo lo único que hacemos es dar órdenes a Majin o seguir sus indicaciones. Pulsando RT (voy a referirme a los controles de la versión para Xbox 360, pues ha sido ésta la plataforma en la que he podido probar la demo) accedemos a un menú radial en el que tenemos las opciones relacionadas con Majin, pudiendo ordenarle que nos espere, que nos siga, que ataque a un enemigo, que interactúe con un objeto (como una puerta o una pared) o que utilice sus poderes (en la demo podemos ver que al principio dispone de aliento de fuego, aunque es lógico esperar que disponga de otros muchos poderes que se irán desbloqueando más adelante). Mientras estemos juntos, Majin puede usar sus habilidades para curarnos (Tepeu tiene una barra de vida bastante corta en comparación con la de Majin, por lo que tendremos que andarnos con cuidado durante los combates) y nosotros podremos hacer lo mismo dándole unos frutos que encontraremos en nuestro camino.

Nuestros enemigos forman parte de un ejército de criaturas sombrías. Incluso los soldados rasos son bastante duros y necesitaremos que Majin los golpee hasta derribarlos para que podamos acabar con ellos. Una vez el enemigo esté en el suelo, podremos realizar un combo conjunto con Majin para acabar con él pulsando el botón B (el medidor de combo se agota y es necesario esperar a que se recargue antes de realizar un nuevo combo). Los primeros combos que podemos realizar son bastante simples, pero irán ganando en fuerza y espectacularidad a medida que vamos recogiendo uno de los objetos que dejan caer los enemigos al desaparecer: los fragmentos de amistad. Dichos fragmentos son esferas de color rojo que aumentan la intensidad de nuestro vínculo con Majin, permitiendo a éste acceder a nuevos poderes y combos. El otro objeto que dejan caer los enemigos derrotados son los fragmentos de vida, que son esferas de color azul que aumentan la fuerza de Tepeu.


Pero no todo se limitará a machacar el botón X para atacar a los enemigos oscuros, sino que también disponemos de otras opciones para acabar con ellos, como el sigilo y el uso de elementos del escenario. Podemos ordenar a Majin que derribe muros sobre los enemigos desprevenidos o acercarnos sigilosamente a los adversarios por su espalda para acabar con ellos rápida y limpiamente. También encontraremos bombas y barriles explosivos que podremos arrojar contra ellos. Además, nos cruzaremos con diversos tipos de enemigos que requerirán diversas técnicas, así como con grandes jefes finales (algunos de aspecto y habilidades similares a los de Majin) contra los que tendremos que luchar en momentos puntuales.

Entre combates, nos encontraremos con diversos obstáculos a superar. En ocasiones tendremos que separarnos de Majin, ya que él no puede pasar por algunos lugares. En estos casos se inclinará para que Tepeu suba a su espalda y pueda llegar a caminos inaccesibles de otra forma, teniendo que recorrer un escenario concreto hasta accionar una palanca que desbloquee el camino de Majin. Los animales que encontramos a lo largo del recorrido también se dirigirán a nosotros algunas veces para darnos consejos o para avisarnos de lo que nos espera a continuación, permitiéndonos prepararnos y planificar nuestras acciones.


Técnicamente, "Majin and the Forsaken Kingdom" no parece un juego excelente, pero sí notable. Aunque el nivel de detalle gráfico no es especialmente elevado, tanto personajes como escenarios lucen realmente bien. Evidentemente, el diseño artístico influye mucho en esta percepción, ya que tanto escenarios como enemigos resultan atractivos y agradables. De hecho, la ambientación fantástica del juego es uno de sus principales alicientes. Las animaciones durante el juego se antojan un tanto escasas, aunque esto no se percibe durante las cinemáticas, en las que Majin se muestra muy simpático y expresivo.

El juego no se encuentra doblado al castellano, pero sí subtitulado. Las voces originales son más que aceptables, especialmente la de Majin, auténtico pilar y alma de la aventura. En cuanto a su banda sonora, poco se puede decir de ella por lo que muestra la demo, pero promete ser muy interesante. Las melodías parecen acordes a la temática y ambientación, acompañando y apoyando a la acción con la fuerza necesaria en el instante necesario. Para el menú de inicio y los escasos momentos de tranquilidad encontraremos temas calmados y sugerentes que invitan a soñar. En este sentido, parece un muy buen trabajo por parte de los compositores.

En conclusión, nos encontramos con un juego sencillo, con un apartado técnico correcto y una buena banda sonora. Destaca especialmente por el carisma del adorable Majin y por la belleza de sus escenarios. Realmente se trata de un juego que resulta bonito y agrada inmediatamente tras el primer vistazo. Si a su atractivo se añade una jugabilidad como la presentada en la demo a la que se vayan añadiendo nuevas posibilidades que eviten la repetición, "Majin and the Forsaken Kingdom" puede acabar resultando una notable aventura de acción que destaque entre el aburrido panorama de secuelas y juegos mediocres que forma el mercado actual del videojuego. Mi recomendación es no perderlo de vista y anotarlo en la futura lista de compras, pues su lanzamiento se producirá dentro de unas semanas.